Today: Tuesday 3 August 2021 , 9:31 am


advertisment
search




Síndrome premenstrual...consultoría médica

Last updated 4 Día , 19 hora 18 Views

Advertisement
In this page talks about ( Síndrome premenstrual...consultoría médica ) It was sent to us on 29/07/2021 and was presented on 29/07/2021 and the last update on this page on 29/07/2021

Tu comentario


Introduzca el código


Síntomas











El tipo y la intensidad de los síntomas del síndrome premenstrual varían entre mujeres y de un ciclo a otro en la misma mujer. Los diversos síntomas físicos y psicológicos del síndrome premenstrual pueden alterar temporalmente la vida de la mujer.



Los síntomas pueden comenzar desde pocas horas hasta 10 días antes del periodo menstrual y con frecuencia desaparecen por completo unas horas después del inicio de este. En las mujeres premenopáusicas estos síntomas pueden persistir durante todo el periodo menstrual y después de él. Los síntomas pueden ser más intensos en caso de estrés o durante los años previos a la menopausia (perimenopausia). Sobre todo durante la adolescencia cada mes a continuación de los síntomas del síndrome premenstrual puede producirse una menstruación dolorosa (cólicos o dismenorrea).



Los síntomas más frecuentes son irritabilidad ansiedad agitación ira insomnio dificultad para concentrarse letargo depresión y fatiga intensa.



Mientras se manifiestan los síntomas de síndrome premenstrual pueden empeorar otros trastornos. Se incluyen los siguientes:





Trastornos convulsivos con más ataques de lo habitual.




Trastornos del tejido conjuntivo como lupus eritematoso sistémico (LES o lupus) o artritis reumatoide con brotes.




Trastornos respiratorios como alergias y congestión nasal y de las vías respiratorias.




Migrañas




Trastornos del estado de ánimo como depresión o ansiedad.




Alteraciones del sueño como dormir demasiado o no dormir lo suficiente






Los trastornos del estado de ánimo pueden causar síntomas similares y estos síntomas pueden empeorar antes de un periodo menstrual incluso en aquellas mujeres que no presentan síndrome premenstrual ni trastorno disfórico premenstrual.



En el trastorno disfórico premenstrual los síntomas premenstruales son tan intensos que interfieren con el trabajo las actividades y las relaciones sociales. El interés por las actividades cotidianas se reduce en gran medida y algunas mujeres pueden incluso llegar a presentar conductas suicidas. Los síntomas ocurren regularmente antes de que comiencen los períodos menstruales y terminan cuando comienzan los periodos o poco después.















Síntomas que pueden aparecer en el síndrome premenstrual








Físicos





Conciencia del latido del corazón (palpitaciones)




Dolor de espalda




Hinchazón




Congestión y dolor en las mamas




Cambios en el apetito y antojos por determinados alimentos




Estreñimiento




Calambres pesadez o presión en la parte baja del abdomen




Mareos incluyendo vértigo




Formación de hematomas con facilidad




Desmayos




Fatiga




Dolor de cabeza (cefalea)




Sofocos




Insomnio incluyendo dificultad para conciliar o mantener el sueño por la noche




Dolor articular y muscular




Falta de energía




Náuseas y vómitos




Sensación de hormigueo en las manos y los pies




Problemas cutáneos como acné y dermatitis localizada por rascado




Hinchazón de las manos y los pies




Aumento de peso









Psicológica





Agitación




Ansiedad




Confusión




Crisis de llanto




Depresión




Dificultad para concentrarse




Hipersensibilidad emocional




Olvido o pérdida de memoria




Irritabilidad




Cambios de humor o agravamiento de los trastornos del estado de ánimo que ya están presentes




Nerviosismo




Mal genio




Retraimiento social




















Diagnóstico













En caso de síndrome premenstrual una valoración médica.




En caso de trastorno disfórico premenstrual directrices específicas






El diagnóstico del síndrome premenstrual se basa en los síntomas. Para identificar el síndrome premenstrual se pide que se elabore un registro diario de los síntomas. Este registro ayuda a la mujer a ser consciente de los cambios que se producen en el organismo y en su estado de ánimo y al médico le ayuda a identificar los síntomas habituales y determinar el mejor tratamiento.



Si hay síntomas de depresión pueden realizarse pruebas estandarizadas de depresión o derivar a la mujer a un profesional de la salud mental. Sin embargo por lo general pueden distinguirse el síndrome premenstrualy el trastorno disfórico premenstrual de los trastornos del estado de ánimo basándose en factores como el momento de aparición de los síntomas. Si estos desaparecen poco después de la aparición del periodo menstrual es probable que estén causados por un síndrome premenstrual o un trastorno disfórico premenstrual.

Trastorno disfórico premenstrual

El trastorno disfórico premenstrual no puede diagnosticarse hasta que no se haya realizado un registro de síntomas durante al menos dos ciclos menstruales. El médico basa el diagnóstico en directrices específicas. De acuerdo con las directrices las mujeres deben presentar un total de por lo menos cinco de los síntomas que aparecen a menudo en mujeres con síndrome premenstrual (con por lo menos uno de cada una de las dos listas siguientes).



Los síntomas deben incluir uno de los siguientes como mínimo:





Sufrir cambios de humor (por ejemplo entristecimiento y llanto repentinos)




Estar muy irritable o enfadarse o tener conflictos con otras personas más frecuentemente de lo habitual




Sentirse muy deprimida o desesperanzada o bien ser muy crítica consigo misma




Sentirse ansiosa tensa o al límite






Los síntomas deben incluir uno de los siguientes como mínimo:





Una pérdida de interés por las actividades habituales




Dificultad para concentrarse




Falta de energía o fatiga




Cambios notables en el apetito comer en exceso o tener antojos de alimentos específicos




Problemas para dormir (tener problemas para dormirse o permanecer dormida o por el contrario dormir en exceso)




Sensación de estar abrumadas o fuera de control




Los síntomas físicos que ocurren a menudo en mujeres con síndrome premenstrual (tales como pechos sensibles)






Además los síntomas deben haber ocurrido durante los últimos 12 meses como mínimo y deben ser lo suficientemente intensos como para dificultar las actividades y el funcionamiento diarios.



Tratamiento













Medidas generales




En ocasiones fármacos incluyendo hormonas y/o antidepresivos






El síndrome premenstrual puede ser difícil de tratar. Ningún tratamiento único es efectivo para todas las mujeres y pocas mujeres consiguen un alivio completo con un único tipo de tratamiento.

Medidas generales

Se puede intentar lo siguiente para ayudar a aliviar los síntomas del síndrome premenstrual:





Descansar y dormir lo suficiente (al menos 7 horas cada noche).




Practicar ejercicio de manera habitual lo que puede contribuir a disminuir la hinchazón así como la irritabilidad la ansiedad y el insomnio. La práctica de yoga y tai chi puede ser de utilidad para algunas mujeres.




Seguir técnicas de disminución del estrés (meditación o relajación).




Evitar actividades estresantes.




Consumir más proteínas y menos azúcar y cafeína (incluido el chocolate).




Consumir más frutas verduras leche carbohidratos complejos (por ejemplo en pan pasta legumbres y tubérculos) alimentos ricos en fibra carnes bajas en grasas y alimentos ricos en calcio y vitamina D.




Consumir menos sal lo que a menudo reduce la retención de líquidos y alivia la hinchazón.






Ciertos suplementos dietéticos pueden disminuir los síntomas del síndrome premenstrual aunque hasta cierto punto. Estos suplementos incluyen el sauzgatillo extraído de las bayas de Agnus castus vitamina B6 y vitamina E. Se debe acudir a la consulta antes de tomar cualquier suplementos especialmente de vitamina B6 que pueden ser perjudiciales si se toman en dosis altas. Con solo 200 mg de vitamina B6 al día puede producirse una lesión neurológica.








¿Sabías que...?










Tomar píldoras anticonceptivas a veces alivia los síntomas pero otras veces los empeora en especial durante los 6 primeros meses posteriores al inicio de la toma.


















Fármacos o sustancias

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden ayudar a aliviar las cefaleas el dolor debido a los cólicos abdominales y el dolor articular. Para disminuir la intensidad de dolores de cabeza o los calambres las mujeres pueden comenzar a tomar AINE unos días antes de que comience su período.



La terapia hormonal puede resultar de utilidad. Las opciones incluyen las siguientes:





Anticonceptivos orales




Supositorios vaginales con progesterona




Píldoras de progesterona




Inyecciones de progestágenos (una forma sintética de la hormona femenina progesterona) de acción prolongada cada 2 o 3 meses






Algunas mujeres pueden beneficiarse de los anticonceptivos orales que producen periodos menstruales más cortos o que pueden aumentar el intervalo entre periodos hasta 3 meses.



En caso de síntomas más graves de síndrome premenstrual o de trastorno disfórico premenstrual puede ayudar la toma de antidepresivos como la fluoxetina la paroxetina o la sertralina. Estos medicamentos se usan con el fin de prevenir los síntomas y para que sean efectivos deben tomarse antes de que aparezcan. Tomarlos cuando ya han aparecido los síntomas por lo general no los alivia tanto como tomarlos antes. Estos fármacos son muy eficaces para disminuir la irritabilidad la depresión y otros síntomas del síndrome premenstrual.



Si la retención de líquidos es un problema el médico puede prescribir el diurético espironolactona (que se usa para que los riñones eliminen sal y agua del organismo).



El médico puede pedir que se sigan anotando los síntomas para poder juzgar la efectividad del tratamiento del síndrome premenstrual.



Los síntomas del trastorno disfórico premenstrual que persisten a pesar de otros tratamientos se puede aliviar con un agonista de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) (como leuprorelina o goserelina) en forma inyectable. Los agonistas de la GnRH son una forma sintética de una hormona producida por el cuerpo. Los agonistas de la GnRH hacen que los ovarios produzcan menos estrógenos y progesterona. Por lo tanto ayudan a controlar las fluctuaciones rápidas de los niveles hormonales producidas antes de los periodos menstruales y que contribuyen a los síntomas. También se suelen administrar estrógenos además de un progestágeno tomados en dosis bajas por vía oral o en forma de parches.

Cirugía

Como último recurso para las mujeres que tienen síntomas graves que no pueden ser controlados con otros tratamientos los médicos pueden ofrecer la cirugía. Con la extirpación de los ovarios se eliminan los ciclos menstruales y por lo tanto los síntomas de síndrome premenstrual. Sin embargo la extirpación de los ovarios tiene los mismos efectos que la menopausia incluyendo el aumento del riesgo de osteoporosis y otros problemas asociados con la menopausia. Para disminuir o prevenir algunos de estos efectos los médicos suelen sugerir que estas mujeres sigan una terapia hormonal que contenga estrógenos y una progestina o progesterona hasta que alcancen la edad promedio de menopausia (alrededor de los 51 años).



explicación simple



El síndrome premenstrual es un conjunto de síntomas físicos y psicológicos que aparecen varios días antes de comenzar un periodo menstrual y suelen terminar unas horas después de haberse iniciado la menstruación. El trastorno disfórico premenstrual es una forma de síndrome premenstrual en el que los síntomas premenstruales son tan intensos que afectan al trabajo y a las actividades y relaciones sociales.


El trastorno disfórico premenstrual incluye cualquier combinación de los siguientes síntomas: irritabilidad ansiedad mal humor depresión dolor de cabeza e hinchazón y dolor en las mamas.


El trastorno se diagnostica en función de los síntomas que suelen registrarse en un calendario mensual.


La reducción del consumo de azúcar sal y cafeína y el ejercicio físico pueden contribuir a aliviar los síntomas al igual que tomar ciertos suplementos analgésicos píldoras anticonceptivas (en ocasiones) o antidepresivos.


Como se atribuyen muchos síntomas (mal humor irritabilidad hinchazón y sensibilidad mamaria) al síndrome premenstrual la definición e identificación del síndrome puede ser difícil. Entre el 20 y el 50% de las mujeres en edad fértil tienen síndrome premenstrual. Alrededor de un 5% sufren una forma grave de síndrome premenstrual que se denomina trastorno disfórico premenstrual.


El síndrome premenstrual se puede presentar de forma parcial como consecuencia de los factores siguientes:


Los niveles de estrógenos y de progesterona fluctúan durante el ciclo menstrual. Algunas mujeres son más sensibles a estas fluctuaciones y


algunas pueden tener una predisposición genética que las hace más susceptibles al síndrome premenstrual.


Los niveles de serotonina tienden a ser más bajos en las mujeres con síndrome premenstrual. La serotonina es una sustancia que facilita la comunicación de las células nerviosas (un neurotransmisor) y se cree que contribuye a regular el estado de ánimo.


Una deficiencia de magnesio o calcio puede contribuir a su aparición.


Las fluctuaciones de los estrógenos y de la progesterona pueden afectar a otras hormonas como la aldosterona que ayuda a regular el equilibrio salino e hídrico. Un exceso de aldosterona puede causar retención de líquidos e hinchazón.


El tipo y la intensidad de los síntomas del síndrome premenstrual varían entre mujeres y de un ciclo a otro en la misma mujer. Los diversos síntomas físicos y psicológicos del síndrome premenstrual pueden alterar temporalmente la vida de la mujer.


Los síntomas pueden comenzar desde pocas horas hasta 10 días antes del periodo menstrual y con frecuencia desaparecen por completo unas horas después del inicio de este. En las mujeres premenopáusicas estos síntomas pueden persistir durante todo el periodo menstrual y después de él. Los síntomas pueden ser más intensos en caso de estrés o durante los años previos a la menopausia (perimenopausia). Sobre todo durante la adolescencia cada mes a continuación de los síntomas del síndrome premenstrual puede producirse una menstruación dolorosa (cólicos o dismenorrea).


Los síntomas más frecuentes son irritabilidad ansiedad agitación ira insomnio dificultad para concentrarse letargo depresión y fatiga intensa.


Mientras se manifiestan los síntomas de síndrome premenstrual pueden empeorar otros trastornos. Se incluyen los siguientes:


Trastornos convulsivos con más ataques de lo habitual.


Trastornos del tejido conjuntivo como lupus eritematoso sistémico (LES o lupus) o artritis reumatoide con brotes.


Trastornos respiratorios como alergias y congestión nasal y de las vías respiratorias.


Migrañas


Trastornos del estado de ánimo como depresión o ansiedad.


Alteraciones del sueño como dormir demasiado o no dormir lo suficiente


Los trastornos del estado de ánimo pueden causar síntomas similares y estos síntomas pueden empeorar antes de un periodo menstrual incluso en aquellas mujeres que no presentan síndrome premenstrual ni trastorno disfórico premenstrual.


En el trastorno disfórico premenstrual los síntomas premenstruales son tan intensos que interfieren con el trabajo las actividades y las relaciones sociales. El interés por las actividades cotidianas se reduce en gran medida y algunas mujeres pueden incluso llegar a presentar conductas suicidas. Los síntomas ocurren regularmente antes de que comiencen los períodos menstruales y terminan cuando comienzan los periodos o poco después.


Físicos


Conciencia del latido del corazón (palpitaciones)


Dolor de espalda


Hinchazón


Congestión y dolor en las mamas


Cambios en el apetito y antojos por determinados alimentos


Estreñimiento


Calambres pesadez o presión en la parte baja del abdomen


Mareos incluyendo vértigo


Formación de hematomas con facilidad


Desmayos


Fatiga


Dolor de cabeza (cefalea)


Sofocos


Insomnio incluyendo dificultad para conciliar o mantener el sueño por la noche


Dolor articular y muscular


Falta de energía


Náuseas y vómitos


Sensación de hormigueo en las manos y los pies


Problemas cutáneos como acné y dermatitis localizada por rascado


Hinchazón de las manos y los pies


Aumento de peso


Psicológica


Agitación


Ansiedad


Confusión


Crisis de llanto


Depresión


Dificultad para concentrarse


Hipersensibilidad emocional


Olvido o pérdida de memoria


Irritabilidad


Cambios de humor o agravamiento de los trastornos del estado de ánimo que ya están presentes


Nerviosismo


Mal genio


Retraimiento social


En caso de síndrome premenstrual una valoración médica.


En caso de trastorno disfórico premenstrual directrices específicas


El diagnóstico del síndrome premenstrual se basa en los síntomas. Para identificar el síndrome premenstrual se pide que se elabore un registro diario de los síntomas. Este registro ayuda a la mujer a ser consciente de los cambios que se producen en el organismo y en su estado de ánimo y al médico le ayuda a identificar los síntomas habituales y determinar el mejor tratamiento.


Si hay síntomas de depresión pueden realizarse pruebas estandarizadas de depresión o derivar a la mujer a un profesional de la salud mental. Sin embargo por lo general pueden distinguirse el síndrome premenstrualy el trastorno disfórico premenstrual de los trastornos del estado de ánimo basándose en factores como el momento de aparición de los síntomas. Si estos desaparecen poco después de la aparición del periodo menstrual es probable que estén causados por un síndrome premenstrual o un trastorno disfórico premenstrual.


El trastorno disfórico premenstrual no puede diagnosticarse hasta que no se haya realizado un registro de síntomas durante al menos dos ciclos menstruales. El médico basa el diagnóstico en directrices específicas. De acuerdo con las directrices las mujeres deben presentar un total de por lo menos cinco de los síntomas que aparecen a menudo en mujeres con síndrome premenstrual (con por lo menos uno de cada una de las dos listas siguientes).


Los síntomas deben incluir uno de los siguientes como mínimo:


Sufrir cambios de humor (por ejemplo entristecimiento y llanto repentinos)


Estar muy irritable o enfadarse o tener conflictos con otras personas más frecuentemente de lo habitual


Sentirse muy deprimida o desesperanzada o bien ser muy crítica consigo misma


Sentirse ansiosa tensa o al límite


Los síntomas deben incluir uno de los siguientes como mínimo:


Una pérdida de interés por las actividades habituales


Dificultad para concentrarse


Falta de energía o fatiga


Cambios notables en el apetito comer en exceso o tener antojos de alimentos específicos


Problemas para dormir (tener problemas para dormirse o permanecer dormida o por el contrario dormir en exceso)


Sensación de estar abrumadas o fuera de control


Los síntomas físicos que ocurren a menudo en mujeres con síndrome premenstrual (tales como pechos sensibles)


Además los síntomas deben haber ocurrido durante los últimos 12 meses como mínimo y deben ser lo suficientemente intensos como para dificultar las actividades y el funcionamiento diarios.


Medidas generales


En ocasiones fármacos incluyendo hormonas y/o antidepresivos


El síndrome premenstrual puede ser difícil de tratar. Ningún tratamiento único es efectivo para todas las mujeres y pocas mujeres consiguen un alivio completo con un único tipo de tratamiento.


Se puede intentar lo siguiente para ayudar a aliviar los síntomas del síndrome premenstrual:


Descansar y dormir lo suficiente (al menos 7 horas cada noche).


Practicar ejercicio de manera habitual lo que puede contribuir a disminuir la hinchazón así como la irritabilidad la ansiedad y el insomnio. La práctica de yoga y tai chi puede ser de utilidad para algunas mujeres.


Seguir técnicas de disminución del estrés (meditación o relajación).


Evitar actividades estresantes.


Consumir más proteínas y menos azúcar y cafeína (incluido el chocolate).


Consumir más frutas verduras leche carbohidratos complejos (por ejemplo en pan pasta legumbres y tubérculos) alimentos ricos en fibra carnes bajas en grasas y alimentos ricos en calcio y vitamina D.


Consumir menos sal lo que a menudo reduce la retención de líquidos y alivia la hinchazón.


Ciertos suplementos dietéticos pueden disminuir los síntomas del síndrome premenstrual aunque hasta cierto punto. Estos suplementos incluyen el sauzgatillo extraído de las bayas de Agnus castus vitamina B6 y vitamina E. Se debe acudir a la consulta antes de tomar cualquier suplementos especialmente de vitamina B6 que pueden ser perjudiciales si se toman en dosis altas. Con solo 200 mg de vitamina B6 al día puede producirse una lesión neurológica.


Tomar píldoras anticonceptivas a veces alivia los síntomas pero otras veces los empeora en especial durante los 6 primeros meses posteriores al inicio de la toma.


Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden ayudar a aliviar las cefaleas el dolor debido a los cólicos abdominales y el dolor articular. Para disminuir la intensidad de dolores de cabeza o los calambres las mujeres pueden comenzar a tomar AINE unos días antes de que comience su período.


La terapia hormonal puede resultar de utilidad. Las opciones incluyen las siguientes:


Anticonceptivos orales


Supositorios vaginales con progesterona


Píldoras de progesterona


Inyecciones de progestágenos (una forma sintética de la hormona femenina progesterona) de acción prolongada cada 2 o 3 meses


Algunas mujeres pueden beneficiarse de los anticonceptivos orales que producen periodos menstruales más cortos o que pueden aumentar el intervalo entre periodos hasta 3 meses.


En caso de síntomas más graves de síndrome premenstrual o de trastorno disfórico premenstrual puede ayudar la toma de antidepresivos como la fluoxetina la paroxetina o la sertralina. Estos medicamentos se usan con el fin de prevenir los síntomas y para que sean efectivos deben tomarse antes de que aparezcan. Tomarlos cuando ya han aparecido los síntomas por lo general no los alivia tanto como tomarlos antes. Estos fármacos son muy eficaces para disminuir la irritabilidad la depresión y otros síntomas del síndrome premenstrual.


Si la retención de líquidos es un problema el médico puede prescribir el diurético espironolactona (que se usa para que los riñones eliminen sal y agua del organismo).


El médico puede pedir que se sigan anotando los síntomas para poder juzgar la efectividad del tratamiento del síndrome premenstrual.


Los síntomas del trastorno disfórico premenstrual que persisten a pesar de otros tratamientos se puede aliviar con un agonista de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) (como leuprorelina o goserelina) en forma inyectable. Los agonistas de la GnRH son una forma sintética de una hormona producida por el cuerpo. Los agonistas de la GnRH hacen que los ovarios produzcan menos estrógenos y progesterona. Por lo tanto ayudan a controlar las fluctuaciones rápidas de los niveles hormonales producidas antes de los periodos menstruales y que contribuyen a los síntomas. También se suelen administrar estrógenos además de un progestágeno tomados en dosis bajas por vía oral o en forma de parches.


Como último recurso para las mujeres que tienen síntomas graves que no pueden ser controlados con otros tratamientos los médicos pueden ofrecer la cirugía. Con la extirpación de los ovarios se eliminan los ciclos menstruales y por lo tanto los síntomas de síndrome premenstrual. Sin embargo la extirpación de los ovarios tiene los mismos efectos que la menopausia incluyendo el aumento del riesgo de osteoporosis y otros problemas asociados con la menopausia. Para disminuir o prevenir algunos de estos efectos los médicos suelen sugerir que estas mujeres sigan una terapia hormonal que contenga estrógenos y una progestina o progesterona hasta que alcancen la edad promedio de menopausia (alrededor de los 51 años).
  • The Author: wikbe
 
Comentarios

Todavía no hay comentarios

ultima vez visto
la mayoría de las visitas